Un cuello de punto

El año pasado, para Navidad, tejí una bufanda para cada una de las chicas de mi familia para que además de los regalos habituales, tuvieran algo hecho por mí.
 Para mi madre elegí un color rosa chicle
para mi sobrina elegí un azúl viejo
y
para mi cuñada, un blanco hueso



Todas las tejí con la misma lana: Drops Air (Baby alpaca y lana Merino)
y
 combinando puntos del dercho y del revés para crear diferentes texturas


Aprovechando la fiebre tejeril, empecé también una para mí en color verde
(la azul petróleo de la foto la tejí para una amiga)


Pero, para la verde, calculé mal la cantidad de ovillos para el punto que decidí hacer y no la pude terminar porque los siguientes ovillos que pedí eran de otra tintada y se notaba mucho la diferencia.
Como me dio pereza deshacerla, la guardé tal cual y ayer me vino la inspiración. 
 Deshice un trocito y me he hecho un cuello con ella.

¿Qué os parece?

Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar y comentar!