Un cuadro para nuestra habitación

En casa del herrero cuchillo de palo es un dicho que va a la perfección conmigo porque mientras  muchas de vosotras exhibís en vuestras casas vuestros trabajos, a mí me da una pereza terrible y son muy poquitas las cosas mías que hay en mi casa.

Hace algo más de un año redecoré nuestra habitación (color de paredes, cortinas...) y en el cambio incluí el propósito de hacer un cuadro de llamativos colores para la pared principal.

Aprovechando que tenía en casa un bastidor de madera me puse manos a la obra pero unos meses después me puse enferma y el cuadro quedó abandonado en un rincón...

En todo el tiempo que ha pasado desde entonces, mi cabeza no ha parado de darle vueltas a la idea inicial que tenía (y que os mostré en un post anterior), pero no me animaba a terminar el trabajo, quizá porque había algo de ella que no acababa de gustarme.

Así que me limitaba a mirar el fondo que ya tenía pintado, el libro alterado que ya estaba pegado y a cambiar de sitio algunos de los elementos decorativos que tenía pensado poner.

Hace un par de días que decidí darle un giro total a mi idea original y cambiar los elementos decorativos e incluír flores, mariposas, libélulas, casitas...

Lo que os muestro en la foto, no es definitivo pero me gusta cómo está quedando...


Comentarios

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar y comentar!