26 agosto 2011

Trabajos manuales

Una cosa que me gusta mucho es trabajar la madera. En especial, la parte final de los procesos de restauración, cuando el objeto ya esta listo para el acabado final.
Creo que nunca os he enseñado fotos los trabajos de restauración realizados por mí. Así que aprovechando que he estado reorganizando fotos y demás... aquí van unas.

Una caja de cerezo que se usaba como peinador. Es decir, dentro se guardaban los peines y cepillos y el espejo interior servía para verse mientras un@ se peinaba. Otro de los usos era, como joyero.
Como podeís ver no había casi rastro del acabado original, el espejo estaba suelto y rebosaba suciedad a más no poder. Además le habían arrancado los separadores interiores.
Cuando los objetos han perdido el acababo, los procesos de limpieza son complicados porque la suciedad es "absorbida" por la madera y no siempre es sencillo retirar las capas de mugre respetando los principios de restauración.



Y ahora luce así de bonita



Una radio de lámparas. Esta la compramos en una Feria de anticuarios, allá por el 2005...


Y este es el aspecto que tiene ahora, a falta de colocarle los dos protectores de latón del altavoz. Aún no sé si funciona porque va a 125v, y tenemos que agenciarnos un transformador para probarla...


Y por último os enseño el primer objeto que restauré. Un reloj de péndulo. Perteneció a mi abuela paterna. Tenía algo de carcoma, mucha suciedad acumulada y todas las piezas de latón repujado del exterior estaban oxidadas y tenían productos de limpieza para metales solidificados en las hendiduras. Para que os hagási una idea de la suciedad que tenía, en el proceso de limpieza, apareció un filete dorado que decoraba tanto la peintea inferior como la puerta de cristal que protege la esfera.
Además como podéis ver, el péndulo estaba "algo roto".

Jajaja... la de las fotos soy yo, mano a mano con el reloj... (hace algunos años)







Y así luce el péndulo, tras la reconstrucción con resinas. También podéis ver que el latón ha recuperado su brillo original, y los filetes dorados.


Y este es su aspecto al completo...


Y como ya es viernes... ¡¡buen fin de semana a todas!!

02 agosto 2011

Un minino de DM

El año pasado uno de los regalos de cumpleaños que me hicieron incluía un pequeño gato de DM. La nota que lo acompañaba decía algo así como: "Tú sabrás que hacer con él" y, aunque me ha costado más de un año, al final "he sabido qué hacer con él".
Una manita de gesso, otra de pintura blanca, algo de lija, unas letras por aquí, unas espirales por allá, algunos helechos estampados, un poco de pátina, una rociada de barniz, cera (aissssssssssssh, es que me gusta cómo huele la cera de abeja), un hilo de palomar... no, mejor una cinta de raso granate, una llave, un pez, una florecilla, un par de bolitas plateás  y ¡voilá!:



Un pequeño misifuz para colgar en la pared, de una puerta o tal vez para poner en un marco sobre un passepartout...

¿Os gusta?